- 24 de junio de 2018

Asociación

Un poco de historia

En noviembre de 1973 se realizó el primer Congreso de Consorcios Camineros. A partir de este día nace la ASOCIACIÓN DE CONSORCIOS CAMINEROS DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, reconocida por Vialidad como organismo representativo de los Consorcios Camineros de la provincia.
Esta Asociación cumple funciones complementarias de asesoramiento general, asesoramiento en materia laboral y legal. Además, a través de ella se entablan las relaciones interinstitucionales necesarias y óptimas para el funcionamiento de los Consorcios. De esta manera, se vincula con las demás entidades del quehacer rural y con la propia Dirección Provincial de Vialidad, en representación de todos los Consorcios Camineros.
En la actualidad, la Asociación funciona en la sede de la Asociación Mutualista ubicada en la ciudad de Córdoba, en calle La Rioja 565.

Hace más de 50 años nacieron los primeros Consorcios Camineros de la Provincia.

Debido a la intransitabilidad de los caminos es que por el año 1952 comienzan los primeros movimientos para tratar de solucionar el mal estado vial rural.
El 17 de julio de 1952, dos senadores del departamento San Martín (Dr. Valinotto y Sr. Gonzáles), presentan un proyecto, luego sancionado con fuerza de Ley en el cual, en su artículo primero, se establecía: “Créanse Consorcios Camineros en todas las ciudades y pueblos de la provincia con más de doscientos habitantes que serán instituciones de Derecho Público y tendrán capacidad para actuar privada y públicamente, de conformidad a la presente Ley.”
Si bien dicha Ley no se aplicó en aquella oportunidad, fue un claro manifiesto de la necesidad de accionar sobre este tema. Es reconocido también que existieron otros intentos por parte de la provincia para solucionar los problemas de los caminos rurales, pero fracasaron por carecer de recursos económicos para su aplicación.
Estos antecedentes sirvieron de orientación para que en el año 1956, mediante el Decreto Ley N° 9875/56, se creara el Plan “CAMINOS PARA FOMENTO AGRÍCOLA”, aplicándose a todo el territorio de la República Argentina. Así emergen los primeros Consorcios Camineros, sustentados por los vecinos productores agropecuarios de cada lugar.
La provincia de Córdoba adhiere a dicho plan a través del Decreto N° 645. Aquí comienza la transformación Vial Rural: Vialidad Nacional crea los primeros 85 Consorcios, otorgándoles maquinarias en comodato para la conservación de los caminos. Ya para el año 1960, la provincia había creado más de 100 Consorcios Camineros.
En el año 1969, el gobierno de la provincia promulga la Ley 5122 con su decreto reglamentario N° 3053, remplazando al decreto N° 645, y estableciendo el ordenamiento lógico y perdurable del accionar de los Consorcios Camineros. Por su parte, la Ley de Vialidad N° 3945 Art. 8 Inc. 14 instituye: “fomentar los consorcios camineros vecinales, controlar su funcionamiento y asesorarlos técnicamente.”
Más tarde, en 1973, a instancias del primer Congreso de Consorcios Camineros, surge la Asociación de Consorcios Camineros, reconocida por Vialidad como organismo representativo de los Consorcios Camineros de todo el territorio provincial.
Los Consorcios Camineros son instituciones sin fines de lucro, cuya función es la de conservar los caminos de la zona, determinada previamente por la Dirección de Vialidad. Los Consorcios se rigen por la Ley Nº 6233 y es la Dirección de Vialidad el organismo público encargado de controlar su funcionamiento. Precisamente esta Ley es uno de los primeros logros de la Asociación. Así, en el año 1978, del trabajo conjunto entre el gobierno provincial, directores de Vialidad y la Asociación surge la Ley 6233, vigente desde el año 1979 hasta la actualidad.
Con el transcurrir del tiempo y ya con un marco legal estable, continúan surgiendo nuevos Consorcios y se manifiesta entonces la necesidad de contar con un representante de la Asociación de Consorcios Camineros en el Directorio de la Dirección Provincial de Vialidad. Es así que en septiembre de 1984 se incorpora a ese Directorio un delegado de los Consorcios Camineros como cuarto vocal, responsabilidad que, en aquella oportunidad, recayó en la figura del Sr. Federico Landra.
El 30 de octubre de 1990, por iniciativa del Sr. Néstor Curto (quien era representante de la Asociación en el Directorio de Vialidad como cuarto vocal), se concreta la descentralización de Vialidad creándose 19 zonas o agrupamientos. En cada uno de ellos se designa un Consorcio cabecero.
Más adelante, en octubre de 1998, por orden del entonces gobernador Dr. Ramón Bautista Mestre y utilizando una figura ya prevista en la ley 6233, esos agrupamientos se transforman en Consorcios Regionales. La concreción de los Regionales favoreció la interrelación de los Consorcios; esto promovió su crecimiento, lo cual se evidencia en la realización de edificios propios, en la instalación de laboratorios, instrumental de medición, elementos de última tecnología y maquinarias para la ejecución de trabajos que le brindan un gran servicio a los Consorcios integrantes de cada Regional.
Por último, en el 2003 se constituye el Consejo Asesor Vial, conformado por la Asociación de Consorcios Camineros y las cuatro entidades del agro (Federación Agraria, Cartez, Coninagro y Sociedad Rural Argentina), y el Gobierno de la Provincia a través del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, la Dirección de Vialidad y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentos. La tarea conjunta proyectada en el trabajo de este Consejo supone la idea de discutir y consensuar las obras para ejecutar con los fondos previstos para el mantenimiento de la red vial de las zonas rurales.
Existen 287 Consorcios Camineros en toda la provincia de Córdoba, que conservan caminos pertenecientes a la Red Terciaria (43.058 Km), mediante la realización de tareas de mantenimiento, conservación y obras de mejoramiento de los caminos de tierra.
Los Consorcios Camineros están agrupados en 19 Consorcios Regionales. Estos últimos, mediante un contrato de adjudicación directa con la Dirección Provincial de Vialidad, tienen la responsabilidad de la conservación de los caminos de su jurisdicción pertenecientes a la Red Secundaria (12.860 Km). A su vez, los Regionales subcontratan a los Consorcios y Municipios integrados a su sistema. Además, desde los Consorcios Regionales se adquieren, administran y mantienen las camionetas con las cuales se movilizan los inspectores de Vialidad para realizar las certificaciones de los trabajos efectuados por los Consorcios Camineros. Cuentan también con un Laboratorio de Suelo e instrumentos de medición para todas las obras que se realizan en su jurisdicción.
Estos Consorcios Camineros y Consorcios Regionales se encuentran representados ante el Gobierno por la Asociación de Consorcios Camineros, la cual interactúa para el buen funcionamiento de este sistema. Existe también una Mutual de los Consorcios que comercializa, a precio diferencial, los insumos y productos que los Consorcios necesitan.
Todas estas instituciones, en conjunto, emplean directa e indirectamente, a 700 personas aproximadamente, y conservan un total de casi 56 mil km de caminos de tierra en toda la provincia de Córdoba, generando una verdadera movilidad en las economías regionales.
El trabajo realizado por los miembros de las Comisiones en cada una de las instancias (Consorcios, Regionales, Asociación) es Ad Honorem.
Este sistema funciona gracias al espíritu solidario de las personas que participan y componen cada institución. El trabajo realizado en la conservación de caminos ha permitido y permite el traslado, desde su origen, de la producción de granos, lácteos, ganadería y frutihorticultura y todo lo relacionado con la producción agropecuaria y agroalimentaria.
Del mismo modo, gracias al trabajo de los Consorcios y las Regionales, agrupados todos en la Asociación, se ha logrado la transitabilidad de caminos que han aportado al desarrollo de muchos pueblos del interior, vinculando aspectos socio-culturales como la educación, la salud, el turismo y el deporte, entre otros. Cabe mencionar que el Rally, evento deportivo internacional que se efectúa en Córdoba, se corre por los caminos que conservan los Consorcios Camineros.
La tarea de las personas que trabajan en estas actividades es silenciosa y anónima, constante y permanente. Desde el extremo de un punto de la provincia hacia otro, en regiones “escondidas” e inhóspitas, todos los días hay alguien conservando un camino.